Sala de Postproducción: Prioridades de un Técnico de Sonido

Sala de Postproducción: Prioridades de un Técnico de Sonido

¿Alguna vez te has preguntado cómo es que los técnicos construyen una sala acústica? Si tu respuesta es no, a continuación te detallaremos paso a paso como se crean estos asombrosos espacios para una sala de post producción.

Dimensiones de la habitación: Por ninguna razón se recomienda utilizar una habitación cuadrada, ya que estás producen una pésima resonancia en modo ambiente. Esto es un fenómeno donde algunas frecuencias se vuelven más fuertes que otras. Por eso es que se construye una habitación que se adapte a la relación de Bolt, o una habitación rectangular.

Material de la pared: Elige una habitación donde las paredes sean del mismo material, ya que si esto no es así, tendrás problemas con la resonancia del lugar.

Problemas con el aislamiento de sonido: Es muy difícil trabajar en una sala donde existe un alto nivel de ruido en el exterior, por lo tanto haz todo lo posible por eliminar las fuentes de ruido y trata de mejorar el aislamiento acústico.

¿Es vital que los ingenieros de sonido tomen nota de la posición de cada altavoz? Por supuestos que sí! Ya que para ellos escuchar es su máxima prioridad. Es por esta razón que la ubicación de los altavoces es crucial, porque de ahí viene todo el sonido. La mala colocación de los altavoces puede socavar completamente su trabajo.  A continuación proporcionaremos algunos pasos para saber a dónde deben ir los oradores antes de aplicar el tratamiento acústico.

Longitud, no amplitud – Primeramente se aseguran de la longitud de la habitación y si esta es de forma rectangular, los parlantes deben estar en un extremo de la habitación, no en la amplitud. Se necesita la mayor distancia posible desde el altavoz hasta la pared posterior para evitar que las reflexiones posteriores afecten el lugar donde se encuentra el técnico de sonido.

Distancia desde la pared: Aún si se deja cierta distancia entre el altavoz y la pared frontal, ellos se aseguran que no sean del mismo múltiplo. Por ejemplo, si la distancia desde la pared frontal es de 1 m, debe de haber una distancia en la pared lateral de 2 o 3 m. Si se encuentra entremedio es mucho mejor porque ayuda a reducir los problemas de resonancia.

Posición de escucha: Con respecto a la posición de escucha, el ingeniero debe sentarse aproximadamente al 38% de la longitud de la habitación desde la pared frontal.

Triángulo equilátero: La distancia entre los 2 parlantes, así como entre cada parlante y la cabeza del ingeniero, forma un triángulo equilátero. Asegúrate de que todas las longitudes sean iguales. Se supone que los monitores deben dar una representación precisa del trabajo de un ingeniero. Sin embargo, sin un tratamiento acústico adecuado, el sonido puede verse afectado de manera grave a través de reflexiones tempranas. Las primeras reflexiones son los primeros rebotes de ondas de sonido después de que el sonido sale del parlante y llega a los oídos del ingeniero. Como son “copias” del sonido original y no están en fase, dan como resultado algo llamado efecto de filtro de peine, lo que significa que partes del sonido se cancelan cuando el técnico las escucha. Esto significa que hay frecuencias que no se escuchan con precisión: las decisiones de ecualización no se pueden traducir bien a otro hablante en otro lugar. Para solucionar esto, se necesitan colocar absorbentes en las paredes que causan reflexiones tempranas. El técnico debe estar sentado en una “zona libre de reflejos”, lo que significa que debe escuchar principalmente el sonido de los parlantes, no de las paredes.  A continuación te mostraremos algunos puntos de reflexión a tomar en cuenta.

Paredes laterales: Este es el primer punto donde debe colocarse un panel absorbente. El sonido del altavoz primero golpeará la pared lateral, por lo que debe averiguarse el punto exacto donde sucede esto. El ingeniero debe sentarse en el punto de escucha y un asistente tendrá que sostener un espejo mientras camina por un lado de la habitación, por ejemplo el lado izquierdo. Habrá un punto donde el ingeniero podrá escuchar claramente el altavoz. Este es el primer punto de reflexión desde el altavoz izquierdo a la pared izquierda, y es ahí donde se marca este primer punto.

Sigamos avanzando. El asistente debe continuar caminando a lo largo de la habitación. El técnico encontrara otro punto donde encuentre el altavoz correcto. Este es el primer punto de reflexión del altavoz derecho desde la pared izquierda. Se marca este punto y se repite el proceso hasta la pared derecha.

Al final deben de haber 4 puntos marcados. Se colocan los paneles absorbentes en estos puntos para abordar las reflexiones iniciales de ellos.

Pared posterior. La energía del sonido también puede rebotar en la pared posterior de una manera similar. Se agrega un panel difusor en la parte posterior de la pared para dispersar las posibles reflexiones que vienen de regreso al técnico.

Techo y piso. El techo es un punto de reflexión. Como no existe forma de usar el método del espejo, con una colocación general será más que suficiente. Para el piso, hay que usar una alfombra para absorber posibles reflejos tempranos.

 


Los comentarios están cerrados